Crítica Fürstenlager - Bensheim (D) 3.9.2009

Diario Darmstädter Echo: Festival de verano: Bettina Castaño y Hakim Ludin entusiasman con una conjunción entre flamenco y percusión

Bailes apasionados, sonidos místicos

AUERBACH. Es una auténtica suerte que estos dos artistas se conocieran hace unos 15 años en Karlsruhe y que, desde entonces, hayan actuado conjuntamente en numerosas ocasiones. Y es lo que Bettina Castaño y Hakim Ludin han vuelto a hacer una vez más ofreciendo un espectáculo sensacional a su público en el Festival internacional de verano de Fürstenlager.

Bettina Castaño y Hakim Ludin entusiasmaron a su público con baile flamenco y percusión de primerísima calidad durante el Festival de verano de Fürstenlager. DF/FOTO: FUNCK

Si bien es cierto que el organizador del evento, Klaus P. Becker, ha podido contar con la presencia de esta magnífica bailaora de flamenco en numerosas ocasiones desde su debut en 1994, así como con la del extraordinario percusionista Hakim Ludin, esta actuación conjunta del sábado noche ante una sala abarrotada en el "Gesundbrunnen" ha constituido incluso para él una auténtica première.

Clásico y exótico

El programa anunciaba una simbiosis entre flamenco y percusión, y los artistas pudieron cumplir sobradamente con esta promesa. Bajo el lema „Hands & Feet" brindaron una actuación con la que demostraron que el flamenco también puede funcionar sin guitarras. Hakim Ludin marcó el ritmo con distintos instrumentos que Bettina Castaño iba integrando en su baile. El amplio abanico de sonidos y bailes lograron sorprender una y otra vez al público. Junto con los elementos clásicos del flamenco como las castañuelas o el cajón, también se introdujeron instrumentos exóticos como el hang que consiste en una especie de cazuela wok con la que se emiten sonidos místicos y esféricos.

Después de que Bettina Castaño y Hakim Ludin mostraran ya en la primera parte de su programa que el flamenco es ante todo un diálogo perfectamente coordinado entre bailaora y músico acompañante, probablemente la segunda parte haya quedado aún más anclada en el recuerdo de los espectadores. En esta parte, ambos artistas empezaron ofreciendo una introducción a sus respectivas profesiones: Hakim Ludin invitó a un trepidante viaje a la India para mostrar el lugar de origen de algunos de los elementos rítmicos del flamenco y organizó con su entregado público un breve workshop ("ayurveda rítmico"). Continuó mostrando de forma magistral con instrumentos como la kanjira, pequeño tambor con marco, y dos bongos, que seguramente conocerán de las clases de música de su infancia, cuán grande es la diversidad de ritmos para un artista. No cabe duda de que Hakim Ludin es un auténtico entertainer.

Bettina Castaño continuó ofreciendo al público una introducción a los distintos elementos del baile flamenco como, por ejemplo, los distintos sonidos que se generan con los golpes de tacón o los elementos de percusión corporal como el chasquido de los dedos.

Placer sin límites

Tras esta instructiva presentación, el público siguió con entusiasmo la segunda parte del programa. Hakim Ludin realizó un viaje acústico que lo llevó desde Bollywood hasta la selva tropical de Suramérica. Y en todas estas variantes estuvo acompañado por los bailes flamencos ejecutados a la perfección por Bettina Castaño, de modo que la posibilidad de ver y oír a estos dos artistas se convirtió en un placer de principio a fin.

A ello hay que añadir el magnífico ambiente que se respiró en esa cálida noche de verano en el parque Fürstenlager.

Los espectadores pudieron ver más allá del escenario el cielo azul y violeta del atardecer, que convirtió este evento definitivamente en una fiesta de los sentidos.

 „Sentir la música para poder expresarla bailando.“

Bettina Castaño